¿Sientes un pinchazo o un calambre repentino al tomar un helado o una bebida muy caliente?. La sensibilidad dental es una alteración que afecta a los dientes cuando sus nervios se encuentran expuestos.

Es algo que provoca molestias en la boca pero también puede llegar a afectar a la calidad de vida, ya que limita aquello que puedes o no comer por miedo a que te suceda.

no solo pasa con lo frío: algo muy caliente o muy ácido también lo desencadena. A la primera señal debes acudir a un especialista ya que se tiene que tratar para evitar que vaya a más.

¿Sabes lo qué es la sensibilidad dental?

Se manifiesta con dolor intenso en los dientes que ocurre al entrar en contacto con ciertos alimentos o bebidas, es una molestia momentánea pero muy común. Esto ocurre por que justo debajo del esmalte del diente, en la dentina, existe un diminuto tejido poroso en el cual se encuentran miles de tubos microscópicos que lo atraviesan y que contienen los extremos de los nervios.

El 50% sufre sensibilidad dental y pero solo un 5% recurre al odontólogo.

Si el esmalte se retira, esta parte del diente queda expuesta y por ello los nervios son más vulnerables al calor y al frío.

¿Cuáles son las causas?

Los malos hábitos en la higiene oral sobre todo un incorrecto cepillado pueden hacer que la dentina de los dientes  quede expuesta. Además el exceso de alimentos ácidos en la dieta, ciertos fármacos o sufrir de vómitos puede influir.

Entonces ¿cómo podemos tratar la sensibilidad dental?

  • Una higiene bucal adecuada es la clave para evitar el dolor de dientes sensibles.
  • Utiliza productos específicos, como una pasta dentífrica especial o un gel fluorado para fortalecer el esmalte.
  • Revisa cómo te cepillas los dientes. Un cepillado agresivo con un cepillo inadecuado (cerdas duras) o con una técnica incorrecta (movimientos horizontales y con excesiva fuerza) puede producir una pérdida de encía, por lo que la dentina quedará expuesta.
  • La importancia de nuestra alimentación también es importante, debemos eliminar o disminuir en lo posible la ingesta de alimentos ácidos que al reblandecer la dentina expuesta empeoran y perpetúan el problema de la sensibilidad.
  • Las pastas de dientes blanqueadoras, usadas a largo plazo, en lugar de beneficiarte, podrían llegar a perjudicar tus dientes.

Sigue estos consejos y protege tu dentina para que ya no sufras más de SENSIBILIDAD DENTAL.

Deja una Respuesta

*