Alrededor del 90% de las personas temen ir al dentista,  tienen miedo de que realicen procedimientos odontológicos dentro de su boca.

Esto provoca que se descuide la cavidad oral; por lo tanto, la mayoría de pacientes acuden a consulta cuando tiene un dolor muy fuerte, un proceso infeccioso activo, fractura de algún diente o pérdida dental.

Sin embargo, el error es dejar para último momento un problema bucal, ya que, entre más tiempo mientras más tiempo pasa más invasivo será el tratamiento y puede aumentar la ansiedad del paciente en consulta, alejándose cada vez más de seguir el tratamiento adecuadamente.

El miedo de asistir al odontólogo imposibilita la atención adecuada, por lo cual, se puede recurrir a la sedación del paciente con la asistencia de un anestesiólogo.

No es bueno que nuestros miedos, se conviertan en fobias sobre todo si se trata de salud. Recuerda que no es conveniente ir al odontólogo solamente cuando el problema se vuelve insostenible.

En la actualidad, existen muchos recursos en odontología para brindar una cita dental más placentera, llevadera, corta y libre de dolor.

Es importante ser valiente, dejar el miedo e e ir a consulta para evaluar y sanar la cavidad oral a tiempo.

Encuentra un #Odontólogo muy cerca de ti 🦷👉www.mi-odontologo.com

Deja una Respuesta

*